Categoría: Reglamentos

Cambios del Reglamento de Títulos y Elo línea a línea

Si os habéis leído mis artículos anteriores igual queréis ver exactamente las diferencias de cada una de las nuevas versiones del B01 y B02 (Reglamentos de Titulos y Elo de la FIDE); para ello he preparado una frikada: un repositorio de Bitbucket con los textos de los dos reglamentos, en los que se pueden ver las diferencias. Aquí los tenéis:

Si en cada una de esas pantallas pulsáis el botón “Side-by-side diff” (o si os sale en español “Diferencias lado a lado”), veréis de una forma gráfica los cambios que ha habido en cada versión y aparecerán marcados en rojo los textos eliminados y en verde los añadidos.

Anuncios

Los cambios en el reglamento de elo FIDE B02

Nosotros lo llamamos coloquialmente “Elo” pero la FIDE lo llama “Rating”, traducido como “Valoración” hace unos años por la FEDA. Por lo que si hablo de “Rating”, “Valoración” o “Elo” estoy hablando de la misma cosa.

Los cambios que he detectado son los siguientes:

Se exige que 1 semana antes del torneo se informe a la FIDE del calendario exacto de las partidas. Supongo que esto se hará a través del servidor de informes de la FIDE, pero la FEDA no ha dicho nada a este respecto todavía.

Se requiere que los árbitros tengan licencia FIDE, es decir, hayan pasado por caja. Esto consecuencia de las decisiones que ya entraron en vigor en enero pero que ahora quedan negro sobre blanco en un Reglamento.

Se establecen por Reglamento el rating mínimo de 1000 y las listas mensuales de rating FIDE.

Mínimos cambios pues en el Reglamento de Elo o Rating FIDE (B02), simplemente para dejar escritos los cambios producidos en las últimas Asambleas de la FIDE.

Los cambios en el Reglamento de Títulos FIDE B01

Hace unas semanas durante la retransmisión del Campeonato de España por Equipos de División de Honor que se jugó en Linares, un lector del blog me preguntó cuándo iba a escribir en el blog sobre los cambios en el Reglament de Títulos de la FIDE.

Efectivamente, a finales de agosto se organizaó por parte de la FEDA un Seminario de Árbitros en Linares para tratar este tema y aprobar la traducción oficial de la FEDA del Reglamento de Títulos (B01) y también del sistema de valoración, rating o elo (B02).

Aprovechando que estoy arbitrando un cerrado para norma de GM he revisado estas últimas semanas los cambios del B01 y aquí están las cosas más importantes que he encontrado.

En primer lugar el B01 se ha convertido en el reglamento solo para los títulos de jugadores en ajedrez sobre el tablero. Por ello se ha eliminado cualquier referencia a títulos de entrenadores o títulos de composición de ajedrez. Esto culmina la transición iniciada hace unos años con los títulos de los árbitros, que antes eran parte del B01 y ahora no.

Se eliminan los ritmos de juego prefijados para los torneos y se establece un número mínimo de jugadas a realizar en un determinado tiempo. Se establece también que en cualquier caso el tiempo de los dos jugadores debe ser el mismo. No sé qué cabeza pensante habrá organizado un torneo en el que un jugador tuviera 2 horas y el otro 4, pero bueno, la FIDE tiene que justificar reunirse cada año. Del mismo modo se especifica que el árbitro del torneo no puede ser jugador.

Si en un Round Robin de 10 jugadores, un jugador tiene solo 8 oponentes por algún caso de retirada o incomparecencia, si entre los rivales cumple con las condiciones de titulados y banderas necesarias para una norma de 9 partidas, su resultado se cuenta como una norma de 8 partidas a efectos de computar el número total de partidas disputadas.

Cuando haya que contar los títulos de los oponentes, se elimina que los títulos superiores valgan más. Antes para norma de MI era necesario que entre los rivales hubiera 1/3 de MIs contando los GMs como 1.5 IM (es decir, que con 2 GM era suficiente); ahora se requiere que 1/3 sean MI ó GM, por lo que 2 GMs entre los rivales no son suficientes. Lo mismo es aplicable para normas de WGM y WIM.

Se establecen también cuáles son las sanciones si los torneos se envían tarde a la FIDE.

Las tablas con los elos medios de los rivales para obtener las performance no han variado dado que se siguen manteniendo las performances a obtener para llegar a las normas.

En resumen, unos cambios para justificar las reuniones que hace la FIDE en la mayoría de los casos, y para simplificar la reglamentación en otros. No me he metido a mirar si han cambiado los títulos que se conceden por obtener unos resultados determinados en unos torneos determinados, porque no son aplicables a la mayoría de los torneos que se juegan aquí.

Por desempatar que no quede

Me escribe Aritz utilizando el formulario de contacto preguntando si el progresivo ha desaparecido del Handbook de la FIDE y de si por eso ya no se puede utilizar en torneos oficiales. La pregunta me da pie a escribir este artículo sobre desempates que tenía en la recámara.

Para responder directamente a Aritz, tengo que decir que sí y que no. Ya no está en el listado de desempates del Handbook FIDE el progresivo. Dicho listado se encuentra en el Anexo 3 del apartado C.06 del Handbook FIDE. Sin embargo eso no significa nada.

WTF dirá alguno. Pues sí, eso no significa nada. A la FIDE le dan igual los desempates salvo para sus torneos oficiales. Para sus torneos es élla la que establece cuáles son los desempates (como el número de victorias y después el Sonnenborn Berger como en el último Torneo de Candidatos, como se recomienda en el apartado G.3.a del anexo citado anteriormente) y lo que establece en el Handbook son recomendaciones para torneos, pero nunca obligaciones.

Tenemos que tener en cuenta que lo que realmente va a la FIDE cuando acaba un torneo son los resultados individuales de los jugadores que valen para la variación del rating FIDE y la obtención de normas. Que un torneo lo gane el jugador A o el jugador B no le importa a la FIDE. Por lo que en un torneo privado puedes hacer lo que te dé la gana. Como desempatar jugando un partido de tenis.

En torneos oficiales (Campeonatos provinciales, autonómicas, de España, de Europa), como en los privados, el organizador, es decir la Federación en cuestión, decidirá los desempates que ella quiera. ¿Que sería bueno que se utilizaran las recomendaciones de la FIDE? Pues sí, alguien las habrá estudiado, pero el tema de los desempates lleva a dicusiones de todo tipo con gente defendiendo unos y otros, así que es un debate que nunca acaba.

Yo personalmente utilizo desde hace unos años la Performance Recursiva inventada por Julio Gonzalez Diaz (le conoceréis por el programa de Sobera de hace unas semanas) y otros. Me parece que el razonamiento que utilizan para concluir que es un buen desempate es totalmente razonable y si además lo han demostrado matemáticamente, mejor que mejor. Pero bueno, no me enroco con ese desempate.

De hecho tengo delante dos libros: The Chess Competitor’s Handbook de Bozidar Kazic y The Chess Organiser’s Handbook de Stuart Reuben. Ambos concluyen que los sistemas de desempate recomendados por FIDE solo deben utilizarse para decidir plazas clasificatorias. Ambos dicen que tanto en torneos suizos como en ligas, los premios se deberían repartir a partes iguales entre los jugadores empatados y no romper el empate de forma artificial utilizando un sistema matemático. Esto también es un tema que se puede debatir (de hecho Oleg Korneev me lo rebatió), así que de los desempates se habla mucho, se hacen muchas cosas y no hay nada concreto.

Texto definitivo de las nuevas Leyes del Ajedrez

Para sorpresa de propios y extraños, la FIDE publicaba en su web el pasado 26 de septiembre, parte de las actas del Congreso FIDE 2012 celebrado en Estambul.

Entre las decisiones que han publicado hacen una distinción entre los informes de las comisiones que han aceptado “totalmente” y “parcialmente”, curiosamente no indican que “partes” no han aprobado, por lo que no podremos sacar demasiadas conclusiones.

Sin embargo, hay 3 temas que me parecen de interés y que parece que se han aprobado:

Nuevas Leyes del Ajedrez

A falta de un estudio más en detalle del nuevo texto que entrará en vigor el 1 de julio de 2013, no parece que el texto haya sufrido grandes cambios (pero ojo es uno de esos informes “aprobados parcialmente”. Se permite la retirada del peón de séptima y colocación de la pieza promocionada directamente en octava, añadidos y explicaciones a varios artículos, posibilidad de que el árbitro decida que tras una reclamación por 10.2 los jugadores sigan jugando con incremento en modalidad Bronstein, y un largo apéndice a modo de “diccionario ajedrecístico”.

Sistema Suizo

En la agenda del Congreso, había una extensa agenda muy detallada con casos muy técnicos del Reglamento del Sistema Suizo, parece que se aprobaron todos los cambios y que pronto veremos actualizado el Handbook, a ver si no sucede lo de hace unos años… Una de las decisiones que han tomado es que van a obligar a todos los programas que ya habían pasado la homologación de la FIDE, a hacerlo otra vez dado que se ha detectado que varios de ellos no cumplen lo establecido en el Reglamento. La pena es que el periodo de rehomologación es muuuuuy largo: hasta el 1 de julio de 2013 la Comisión informará a los autores de los programas si éstos cumplen o no con las Reglas y si no, tendrán hasta el 31 de mayo de 2014 para corregirlo. En fin, esperemos que el del Swiss Manager se ponga las pilas. Por otra parte, también han regulado la forma para homologar nuevos programas y han cread una web, en la que utilizando el motor JaVaFo, se puede comprobar si los emparejamientos producidos por los programas son reglamentarios.

Licencias de árbitros

Una de las propuestas más polémicas que se llevó al Congreso, fue la de establecer una licencia para los árbitros y también otra para cobrar a los árbitros un “impuesto” respecto a los honorarios que recibían por los torneos. No queda claro qué es lo que se aprobó y qué no (es otro de esos informes parcialmente aprobados), pero parece que los presentes se mostraron muy en contra de ese “impuesto”. Sin embargo lo que sí que parece que se aprobó fue la licencia. Como bien queda reflejado en las actas, en boca del representante escocés, es que los árbitros pagan dos veces: una por ser árbitro FIDE o internacional cuando solicitan serlo, y otra licencia cuando vayan a ejercerlo. Habrá que ver cómo se desarrolla esta norma y cómo la aplican las federaciones nacionales.

Otra cosa a debate, fue la lista de honorarios propuestos para los torneos. La FIDE quería establecer cuánto se podrá cobrar en los torneos. Me parece lógico que lo establezca para sus torneos o los continentales, ¿pero también para los privados? Pues sí, es lo que quería hacer. Esta era su propuesta:

  • Round Robin para norma, superior a categoría 16: 2000 € principal, 1000 € adjunto, 500 € 2º adjunto.
  • Round Robin para norma, superior a categoría 7: 1500 € principal, 750 € adjunto, 300 € 2º adjunto.
  • Round Robin, categoría 7 o inferior: 500 €, 300 €, 200 €
  • Suizo para norma de GM: 500 €, 300 €, 200 €
  • Suizo para norma de MI: 500 €, 300 €, 200 €
  • Round Robin solo para elo FIDE: 350 €, 250 €
  • Suizo solo para elo FIDE: 350 €, 250 €, 200 €

Además de todo ello, del primer tipo de torneos, se descontarían 200 € a ingresar a la FIDE en concepto de “tasa” y del resto de torneos se descontarían 100 €.

Sin embargo, parece que retiraron la obligatoriedad de seguir estos honorarios y permiten a los torneos privados negociar con el árbitro, sin embargo queda clara la valoración que hace la FIDE del trabajo de un árbitro de un torneo, y tendremos que justificar al organizador el porqué de que nuestros honorarios sean mayores a lo “recomendado” por la FIDE.

Conclusiones

Pues no muchas, sinceramente. Es positivo que la FIDE publique las decisiones del Congreso cuanto antes, para que así podamos enterarnos y preparnos para los cambios cuanto antes. Sin embargo, las “aprobaciones en parte” de los informes de las comisiones siembran la duda sobre qué es lo que realmente se aprobó y cómo.

Esperemos que la FEDA nos comunique cuanto antes estas decisiones y las repercusiones económicas que ello tendrá para nosotros. Bueno y para ella también, que ha sufrido un recorte importante en la subvención que recibe del CSD.

Cambiando las Leyes (otra vez)

Aunque la FIDE estableció hace ya mucho tiempo que las Leyes del Ajedrez (y también otros Reglamentos) cambien como máximo cada 4 años. Eso posibilita tener unas Leyes consistentes y no obliga que los jugadores anden revisando cada día si las reglas han cambiado.

Sin embargo, hay una posibilidad que la FIDE nunca ha contemplado: dejar en paz las Leyes del Ajedrez. A veces, los cambios que publica la FIDE cada cuatro años son mínimos y simplemente cambian palabras o comas o dejan las cosas peor que antes. Por ejemplo, hace cuatro años se cambiaron todas las referencias a que para reclamar tablas por los artículo 9.2, 9.3 ó 10.2 los jugadores “debían” detener el reloj por “podrían”. Comparto la opinión de Mihajlo Savic en su libro “Commentary on the Laws of Chess” (libro muy recomendable por cierto).

Los cambios que se han aprobado este año (y que entrarán en vigor el 1 de julio de 2013) no están publicados todavía pero Geurt Gijssen, presidente del Comité de Reglas y Reglamentos de la FIDE, ha publicado en su artículo de septiembre de An Arbiter’s Notebook, un resumen de algunos de los cambios. La mayoría de los cambios son cosméticos, apenas se cambia nada.

Parece ser que con eso de que son una Comisión de la FIDE se sienten con la obligación de cambiar algo. Además, lo que decide la Comisión no se aplica automáticamente, tiene que pasar el filtro de la Asamblea General, lo que provoca que allí mismo se debatan cosas que se presentan en el momento (como la propuesta francesa de prohibir totalmente las tablas).

Como decía Juergen en Praga “dejad las Leyes en paz de una vez”, que no las cambien y las dejen en vigor 8 años, al menos una vez, y si cambian algo que los cambios se hagan por amplio consenso y no con votaciones de 5-4 como decía Filipowicz que pasaba muchas veces al cambiar las Leyes.

Cómo cambia el emparejamiento de una ronda par cuando hay un descanso

Tras los artículos anteriores en el que resumimos los cambios publicados recientemente por FIDE y vimos cómo afectaba una incomparecencia a un determinado emparejamiento de una ronda impar; hoy vamos a ver cómo afectan los cambios al emparejamiento de una ronda par.

Del 17 al 25 de agosto se están jugando en Praga los Campeonatos de Europa de Ajedrez para jóvenes Sub 8 a Sub 18. Estoy arbitrando dichos Campeonatos, gracias a las gestiones realizadas por la FEDA (que agradezco desde aquí) y más concretamente el Sub 14 de chicas (para los no puestos en estos temas, a nivel europeo y mundial se organizan los Campeonatos por edades en categorías para chicos y para chicas de forma independiente).

Es un torneo en el que a priori no debe haber incomparecencias, al estar todos los jugadores alojados en el hotel oficial por lo que me pareció perfecto para analizar los cambios publicados por la FIDE al Reglamento del Sistema Suizo.

En un principio pensé hacer el análisis con mí torneo, pero no valía dado que hay un número par de jugadoras, por lo que los cambios no afectaban. Ví que el Sub 18 de chicas tenía un número impar de jugadoras y es el ejemplo que voy a utilizar para ilustrar los cambios.

Supongamos el siguiente grupo de puntuación para el emparejamiento de la 4ª ronda:

ID	 Pts	----	Col Pref 	 R1	 R2	 R3	

 15	 2.5	 WBW	  b	   	 44	 42	  2	

  3	 2.0	 WBW	  b	   	 32	 24	 10	
  7	 2.0	 WBW	  b	   	 36	 28	 14	
 10	 2.0	 BWB	  w	   	 39	 35	  3	
 11	 2.0	 WBW	  b	   	 40	 41	 32	
 12	 2.0	 BWB	  w	   	41	 29	  5	
 13	 2.0	 WBW	  b	   	42	 44	 38	
 18	 2.0	 BWB	  w	   	47	  1	 37	
 20	 2.0	 BBW	  w	   	49	  2	 40	
 22	 2.0	 BWB	  w	   	51	 43	 42	
 23	 2.0	 WBW	  b	   	52	  8	 56	
 26	 2.0	 BWB	  w	   	55	  5	 51	
 27	 2.0	 WBW	  b	   	56	 46	 52	
 28	 2.0	 BWB	  w	   	57	  7	 53	
 29	 2.0	 WBW	  b	   	58	 12	 57	
 59	 2.0	  BW	 Ab	   	 	 16	  8

El caso especial es el número 59. Este jugador tuvo un descanso en la primera ronda porque el número de jugadores era impar (recibió un punto sin adversario ni color a efectos de emparejamiento). Para decidir su preferencia de color tenemos que mirar el artículo A7.e del Reglamento del Sistema Suizo, que dice:

A7.e.: Cuando se empareje una ronda par, aquellos jugadores que tengan una preferencia leve de color (los que hasta entonces hayan jugado, por la razón que sea, un número par de partidas) serán tratados como si tuvieran aquella preferencia leve de color tal (blancas o negras) que reduzca el número de emparejamientos en los que ambos jugadores tengan la misma preferencia de color fuerte.

Por lo tanto, para decidir su preferencia de color tenemos que analizar el grupo en su integridad:

  • Jugadores con preferencia fuerte a blancas: 7
  • Jugadores con preferencia fuerte a negras: 8

Por lo tanto si asignáramos al jugador 59 la preferencia de negras (que hasta ahora hubiera sido la lógica ya que a aquellos jugadores con una preferencia leve de color, se les asignaba la preferencia de alternar el color respecto a la ronda anterior), tendríamos 7 jugadores con preferencia a blancas y 9 a negras, lo que produciría que al menos 2 jugadores con preferencia fuerte a negras jugaran entre sí (vamos, que X sería 1 con color dominante negras). Sin embargo, si asignamos al jugador 59 la preferencia de color a blancas, tendríamos 8 jugadores con preferencia blancas y 8 con preferencia negras, lo que nos daría que ningún jugador con preferencia fuerte jugaría con otro con la misma preferencia (vamos, que X sería 0).

Veamos cómo sería el emparejamiento en ambos casos:

Emparejando del modo “viejo”

15 ↓

2 pt

3

7

10

11

12

13

18

20

22

23

26

27

28

29

59

Tenemos que 7 jugadores a blancas y 9 a negras. Como estamos con un grupo heterogéneo, debemos emparejar primero a los jugadores flotantes descendentes:

3-15 y reducimos el valor de X al no garantizarse una preferencia de color.

Después partiríamos el grupo por la mitad entre los jugadores 20 y 22 tendríamos 7 jugadores a blancas, 7 a negras y X=0, por lo que el emparejamiento sería inmediato:

22-7, 10-23, 26-11, 12-27, 28-13, 18-29, 20-59

Es el emparejamiento que produce Swiss Manager.

Chess Arbiter Pro, que aplica las mismas reglas que Swiss Manager, no produce este emparejamiento, ya que produce otro flotante en el grupo superior (el 1), en un manifiesto error al calcular los intercambios de jugadores entre S1 y S2.

Emparejando del modo Reglamentario

15 ↓

2 pt

3

7

10

11

12

13

18

20

22

23

26

27

28

29

59

Ahora, al asignarle al jugador 59 la preferencia a blancas, para que no haya jugadores con preferencia fuerte que se enfrenten entre sí (vamos, que hemos decidido la preferencia de color de tal forma que reducimos el valor de X), tenemos que hay 8 jugadores a blancas y 8 a negras, con X=0.

Emparejamos primero al flotante:

10-15

Ahora emparejamos el grupo restante, partiéndolo en dos entre el jugadores 20 y el 22, con X=0 el emparejamiento es inmediato:

22-3, 26-7, 28-11, 12-23, 59-13, 18-27, 20-29

Este es el emparejamiento que producen Vega (con JaVaFo), Swiss Master, Tournament Director y Turnering Service.

Ejemplo práctico: cambios del Sistema Suizo basado en valoración o rating

Tras el resumen de lo visto en el seminario de León, publico aquí el ejemplo que utilizamos Javier Pérez Llera y yo para ilustrar el cambio del Reglamento del Sistema Suizo.

Pongamos el siguiente caso de un emparejamiento de la 5ª ronda de un grupo de 1.5 puntos en el que tenemos un flotante de un grupo superior:

26:	6,37,16,33  	WBWB   	     	2
14:	34,5,22,31  	BWBW   	     	1.5
21:	1,30,10,2   	BWWB   	     	1.5
25:	5,34,17,40  	BWBW   	     	1.5
27:	7,38,19,10  	BWBB   	     	1.5
28:	8,39,35,13  	WBWB   	     	1.5
31:	11,15,40,14	BWBB   	     	1.5
35:	15,11,28,32	BWB-   	     	1.5
40:	20,29,31,25	WBWB   	     	1.5

Versión anterior del Sistema Suizo

Con la versión anterior del Sistema Suizo, este sería el resumen de este grupo de puntuación heterogéneo:

1,5 puntos

B

N

26 (2)

14

21

25

27.

28

31.

35

40

El jugador 26 viene del grupo de 2 puntos (por lo que es un flotante descendete).

Tendríamos que hacer un emparejamiento (p=1) siendo el número de emparejamientos en los que no se podrá cumplir la preferencia de color de 2 (x=2, con color dominante blancas).

Por lo tanto, el emparejamiento para el flotante descendente sería: 26-14

Una vez realizado ese emparejamiento, emparejaríamos el grupo homogéneo restante, que tendrá p=3 y x=2 (con color dominante blancas).

Partiríamos el grupo en 2 entre el número 27 y 28 y el emparejamiento no tiene mayor misterio:

El emparejamiento natural es inmediato, 28-21, 31-25 y 27-35, con el 40 como flotante descendente, sin necesidad de intercambios. Únicamente hay que analizar colores en el emparejamiento 28-21 (diferente color en la ronda 2) y 27-35 (diferente valor de la preferencia de color, siendo el 27 forzado a blancas).

Por lo tanto, el emparejamiento válido sería

26-14, 28-21, 31-25, 27-35 y el 40 flotaría descendente el grupo inmediatamente inferior.

Versión en vigor del Sistema Suizo

1,5 puntos

B

N

26 (2)

14

21

25

27.

28

31.

35. (D)

40

Llegados a este punto, como estamos emparejando una ronda impar (la 5ª ronda en este caso), debemos aplicar el artículo A7.d para calcular la preferencia de color del jugador 35:

A7.d) Cuando se empareje una ronda impar, aquellos jugadores que tengan una preferencia fuerte de color (los que hasta entonces hayan jugado, por la razón que sea, un número impar de partidas) serán tratados como si tuvieran una preferencia de color absoluta siempre que ello no origine flotantes adicionales.

Por ese artículo, debemos marcar al jugador 35 como un jugador con preferencia de color absoluta. Además ese jugador es tratado como flotante descendete en la ronda anterior. Por ello, tendríamos el siguiente emparejamiento:

Tendríamos que hacer un emparejamiento (p=1) siendo el número de emparejamientos en los que no se podrá cumplir la preferencia de color de 2 (x=2, con color dominante blancas): 26 – 14

Una vez realizado ese emparejamiento, emparejaríamos el grupo homogéneo restante, que tendrá p=3 y x=2 (con color dominante blancas).

Partiríamos el grupo en 2 entre el número 27 y 28 y el emparejamiento seguiría así:

28 – 21 emparejamiento legal y podemos reducir el valor de x a 1.
31 – 25 emparejamiento legal
27 – 31 es ilegal al tener ambos preferencia absoluta. Por lo que aplicamos una transposición:
27 – 40 es legal, pero el jugador que sobra (el 35) no puede descender a un grupo inferior, al ser flotante descendente en una ronda anterior. Por ello, deshacemos los emparejamientos anteriores y buscamos un nuevo rival para el número 25:
35 – 25 emparejamiento legal.
27 – 35 es ilegal al tener ambos preferencia absoluta. Por lo que aplicamos unas transposiciones y tenemos:
27 – 40 emparejamiento legal y reducimos x en 1 hasta llegar a 0.
31, es el que sobra por lo que es descendido al grupo inmediatamente inferior.

El emparejamiento resultante sería: 26-14, 28-21, 35-25, 27-40 y el 31 flotaría descendente.

Conclusiones

El emparejamiento es diferente. Puede tener mucha o poca repercusión, pero es diferente. Por ello, hay que andar con mucho cuidado al emparejar torneos y revisarlos; especialmente si utilizamos programas homologados pero sin actualizar a la última versión del reglamento.

Actualización 13/8/2012: gracias a Francisco Javier Ogando por indicarme un error (debía decir 27 – 35 es ilegal al tener ambos preferencia absoluta en vez de 27 – 31 es ilegal al tener ambos preferencia absoluta). Y por indicarme también (en la misma frase) que no se realiza una transposición sino varias. En otro artículo explicaré cómo funciona el procedimiento de las transposiciones.

Seminario de Árbitros sobre el Sistema Suizo

Los árbitros seminaristas nos hemos vuelto a juntar, en León esta vez, para hablar de lo nuestro (ojo: me ha salido largo y puede ser una chapa)

No sé quién fue el que instauró esto de los Seminarios anuales de Árbitros, pero hay que reconocer que fue una buena idea. No solo sirve para tratar las últimas novedades y hacer una puesta en común de actuaciones y dudas reglamentarias, sino también para estrechar lazos entre todos los árbitros.

El tema de este año ha sido uno que me gusta: modificaciones del Sistema Suizo. El Sistema Suizo es un sistema para poder emparejar a muchos jugadores en pocas rondas en un torneo de ajedrez. Es evidente que si tenemos 100 jugadores en un torneo de ajedrez, es imposible jugar 99 rondas (aunque se jugaran 2 partidas al día el torneo duraría 50 días). Por ello se inventó el Sistema Suizo que con unos sencillos principios permite organizar ese tipo de torneos. Esos principios son:

  • Dos jugadores solo podrán jugar entre sí una única vez.
  • La diferencia de los puntos que tienen dos rivales en una ronda debe ser 0 o en su defecto la mínima posible.
  • Un jugador jugará tantas partidas con blancas como con negras, en su defecto la diferencia deberá ser la mínima posible.
  • Se procurará que un jugador alterne el color de cada ronda.

Para ello, en el año 1992 se aprobó el Sistema Suizo más extendido estos días: el Sistema Suizo basado en Valoración ó Sistema Suizo Holandés (porque su creador era holandés). La cosa es que a partir de esa aprobación inicial, la FIDE modificó varias veces dicho Reglamento, pero a partir de 1999 parece que se les olvidó publicar esas modificaciones. Si queréis conocer un poco la historia, podéis leer la web de Luigi Forlano, programador del programa de emparejamientos Vega, en la que explica el tema.

¿Qué implica eso? Que los programas que utilizabamos puede que estuvieran utilizando el último Reglamento y puede que no. Es decir, Swiss Manager (el programa que más se utiliza en este momento en España) utilizaba las reglas que estaban publicadas pero que no eran las últimas. Sin embargo el programa Swiss Master (programa creado a instancias del autor inicial del Sistema Suizo Holandés) cumplía las reglas que no estaban publicadas pero eran las oficiales. ¿Y quién entiende esto? Solo aquéllos que están acostumbrados a la FIDE…

Sin embargo, hace dos años, Luigi Forlano y Roberto Ricca publicaron su web el texto en vigor (el que tenía las modificaciones), y decía que el texto se lo había pasado el presidente del Comité de Emparejamientos Suizos (Kristian Krause, autor del afamado Protos), dado que se lo había pedido para desarrollar la versión holandesa en su programa Vega.

Tras hablar sobre la FIDE, hablemos de lo nuestro. Nuestra labor ha sido revisar la traducción del inglés del Reglamento del Sistema Suizo, y ver las modificaciones que ello supone a la hora de realizar y revisar los emparejamientos. La modificación básica que hizo la FIDE (y que ha tardado 10 años en publicarla) se refiere a las preferencias de color de jugadores que no han jugado una determinada ronda. El texto viejo era el siguiente:

A7. La diferencia de color de un jugador es el número de partidas jugadas con blancas menos el número de partidas jugadas con negras por ese jugador.Después de cada ronda, queda determinada la preferencia de color de cada jugador, conforme a las siguientes definiciones y en el orden que se indican:

a) Se produce una preferencia de color absoluta cuando la diferencia de color es mayor que 1 o menor que –1, o cuando ha jugado con el mismo color las dos últimas rondas. La preferencia será a blancas cuando la diferencia de color es menor que 0 ó cuando haya jugado las 2 últimas rondas con negras; en caso contrario, la preferencia será a negras. En este caso se anota previamente el color (obligatorio) en la ficha de emparejamiento. (Esta regla no se aplica cuando se emparejen jugadores con una puntuación superior al 50% en la última ronda).

b) Se produce una preferencia de color fuerte cuando la diferencia de color es distinta de cero. La preferencia de color será a blancas si la diferencia de color es menor que cero, en caso contrario será a negras.

c) Se produce una preferencia de color leve cuando la diferencia de color de un jugador es cero, siendo la preferencia la de alternar el color con respecto a la ronda anterior. En este caso, la diferencia de color se escribirá como +0 ó -0 dependiendo del color de la ronda anterior (blancas o negras, respectivamente). Antes de la primera ronda, se determina por sorteo la preferencia de color de un jugador (a menudo solamente la del número 1 de emparejamiento).

Sin embargo el nuevo texto es el siguiente:

A7. Diferencias de color y preferencias de color.
La diferencia de color de un jugador es el número de partidas jugadas con blancas menos el número de partidas jugadas con negras por ese jugador. Después de cada ronda, queda determinada la preferencia de color de cada jugador.

a) Se produce una preferencia de color absoluta cuando la diferencia de color es mayor que 1 o menor que –1, o cuando ha jugado con el mismo color las dos últimas rondas. La preferencia será a blancas cuando la diferencia de color es menor que -1o cuando haya jugado las 2 últimas rondas con negras. La preferencia será a negras cuando la diferencia de color es mayor que +1 o cuando haya jugado las 2 últimas rondas con blancas.

b) Se produce una preferencia de color fuerte cuando la diferencia de color es +1 o -1. La preferencia de color será a blancas si la diferencia de color es menor que cero, en caso contrario será a negras.

c) Se produce una preferencia de color leve cuando la diferencia de color de un jugador es cero, siendo la preferencia la de alternar el color con respecto a la ronda anterior. Antes de la primera ronda, se determina por sorteo la preferencia de color de un jugador (a menudo la del más alto).

d) Cuando se empareje una ronda impar, aquellos jugadores que tengan una preferencia fuerte de color (los que hasta entonces hayan jugado, por la razón que sea, un número impar de partidas) serán tratados como si tuvieran una preferencia de color absoluta siempre que ello no origine flotantes adicionales.

e) Cuando se empareje una ronda par, aquellos jugadores que tengan una preferencia leve de color (los que hasta entonces hayan jugado, por la razón que sea, un número par de partidas) serán tratados como si tuvieran aquella preferencia leve de color tal (blancas o negras) que reduzcael número de emparejamientos en los que ambos jugadores tengan la misma preferencia de color fuerte.

f) Los jugadores que no disputen las primeras rondas no tendrán ninguna preferencia de color (se garantizará así la preferencia de sus rivales)

Lo que cambian son los apartados d, e y f. Vamos que cuando calculemos las preferencias de color de los jugadores, tenemos que tener en cuenta estas nuevas normas.

¿Y los programas?

Pues es una buena pregunta, porque todos los árbitros utilizamos programas de emparejamientos para gestionar torneos. He hecho pruebas con un torneo ficticio que utilizo para dar clases de suizo en varios programas de emparejamientos homologados por FIDE y estos son los resultados:

  • Swiss Manager: el programa empareja con la versión vieja del Suizo. Así que ojo los que lo utilizan.
  • Chess Arbiter Pro: empareja de acuerdo a la versión vieja.
  • Vega con JaVaFo (versión 6.3): Vega utiliza un motor de emparejamientos llamado JaVaFo para emparejar por sistema holandés (originalmente estaba diseñado para emparejar por sistema Dubov); y empareja de acuerdo el Reglamento en vigor (nota: no está homologado por FIDE todavía, pero el tema es cuestión de semanas, dado que en el próximo Congreso FIDE lo van a hacer).
  • Swiss Master 5: la versión en Windows de aquella versión inicial, empareja de acuerdo al Reglamento en vigor.
  • Tournament Director: empareja de acuerdo a la versión en vigor.
  • Tournament Service: la prueba que he hecho tiene que estar mal, porque parece que el programa ha fumado algo antes de emparejar porque da un emparejamiento extraño, muy extraño, tengo que estudiarlo mejor.

Moraleja

Ojo con los programas de emparejamiento. Revisa y estudia el Reglamento y ojo con Swiss Manager, que aunque esté homologado por FIDE, no empareja de acuerdo al Reglamento.

¡Que suenen los móviles!

Hace ya 4 años que entró en vigor la norma y todavía no nos hemos acostumbrado. Es que los ajedrecistas somos duros de mollera… Y los árbitros ni te cuento.

Si hay una regla clara en las Leyes del Ajedrez de la FIDE es el artículo 12.2.b, que dice lo siguiente:

Está estrictamente prohibido llevar teléfonos móviles o cualquier otro medio electrónico de comunicación, no permitido por el árbitro, dentro del recinto de juego. Si durante las partidas suena en el recinto de juego el móvil de un jugador, éste perderá su partida. Será el árbitro quien determine la puntuación del adversario.

Copiemos el texto original en inglés (que es la versión auténtica de las Leyes) para ver lo que dice:

It is strictly forbidden to bring mobile phones or other electronic means of communication, not authorised by the arbiter, into the playing venue. If a player`s mobile phone rings in the playing venue during play, that player shall lose the game. The score of the opponent shall be determined by the arbiter.

La versión en inglés habla de ring, cuya definición es: to give forth a clear resonant sound, as a bell when struck, vamos producir un claro y resonante sonido. No sé si somos los únicos que buscamos la quinta pata al gato, pero si tu vas por la calle y escuchas un “pi-pi” de un móvil dices: “ha sonado un móvil”, ¿o te paras a preguntar si era un mensaje, una alarma o una llamada?. Para los que lo ponen todo en duda, cuando vas por la calle y cuando al que va contigo se le cae el móvil al suelo y se oye “crack”, a parte de llamar manazas al que va junto a tí, ¿dices que ha sonado el teléfono?. Pues no.

Bueno, pues aquí entra la labor interpretativa de jugadores, federativos y árbitros. ¿Qué hacer cuando un móvil suena? Es decir, cuando emite un sonido producto de una acción del propio móvil? El artículo 12.2.b de las Leyes está claro: el jugador cuyo móvil ha sonado pierde la partida. Es uno de los artículos más claros de las Leyes. El árbitro no tiene que hacer otra cosa que parar los relojes, decretar la partida por perdida al jugador al que le ha sonado el móvil y decidir el resultado del oponente.

¿A que la historia parece clara? Pues aunque hayan pasado 4 años, la gente lo sigue sin tener claro: “Deja, deja, que yo quiero seguir jugando” dicen muchos jugadores. Pues no señor. Usted no puede seguir jugando, porque la partida ya ha concluido. Ha terminado con el sonido del móvil. “Pero la partida es mía y hago lo que quiero”. Pues no señor. La partida no es suya, su partida afecta a otras muchas (imaginad por ejemplo que afecta a los emparejamientos de un suizo, a los premios de un torneo o a la clasificación a un Campeonato de rango superior.

Aún así, hay gente, incluso árbitros, que permiten que se continúen las partidas cuando suena un móvil. Eso está mal hecho.

Estando prohibida la simple posesión de un teléfono móvil, sólo está castigado que suene (hay algunos que serían más exigentes y castigarían la simple posesión), y lo que me fastidía es que después de 4 años no hayamos sido capaces de interiorizar la norma. La gente dice “los Reglamentos están mal escritos” y se cura en salud para no cumplirlos. Pues no. Si suena, palmas. Y punto. Ni Leyes más claras, ni Reglamentos deficientes, ni artículos más concretos, ni la Federación X dice esto y la Federación Y dice lo otro. Pierdes.

Eso sí, si quieres nos ponemos a debatir si tenemos que eliminar el artículo 12.2.b de las Leyes del Ajedrez. A mí personalmente no me gusta que el artículo más claro de las Leyes del Ajedrez sea que pierdes si suena el móvil. Pero las Leyes las cambia la FIDE y hay que hacer una propuesta en ese sentido a la FIDE. Ah, las Leyes cambian cada 4 años, toca cambiar este año, el 1 de julio entrarán en vigor las nuevas Leyes del Ajedrez y allí dicho artículo no se ha cambiado. Es esto lo que dice (artículo 12.3.b):

Está prohibido tener teléfonos móviles o cualquier otro medio electrónico de comunicación sin el permiso del árbitro dentro del recinto de juego, salvo que estén completamente desconectados. Si tal dispositivo produce un sonido, el jugador perderá la partida. El oponente será declarado vencedor. Sin embargo, si el oponente no puede vencer la partida por medio de ninguna serie de jugadas legales, su puntuación será de tablas.

De ahora en adelante la FIDE permitirá que haya teléfonos en la sala de juego (antes estaba prohibido), pero la norma de “si suena, pierdes” sigue ahí. Y es clara.